Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

Evangelicalismo blanco en los Estados Unidos y su apoyo a Donald Trump

Expresidente Donald Trump asistiendo a un servicio evangélico.
nytimes.com
Expresidente Donald Trump asistiendo a un servicio evangélico.

Kristin Du Mez es una autora superventas del New York Times y profesora de Historia y Estudios de Género en la Universidad de Calvin. Ella nos hablará sobre su libro más reciente, “Jesús y John Wayne: cómo los evangélicos blancos corrompieron una fe y fracturaron una nación”, en el que presenta una historia de setenta y cinco años de evangelicalismo. Desafiando la suposición común de que la “mayoría moral” respaldó a Donald Trump por razones puramente pragmáticas, Du Mez dice que Donald Trump de hecho representa el cumplimiento, en lugar de la traición, de los valores más arraigados de muchos evangélicos blancos.

Tom Williams: Hay una escena en el libro de una aparición de Donald Trump en Iowa en su alma mater, y lo está viendo por televisión. Usted está mirando a la gente y, obviamente, a una gran cantidad de seguidores evangélicos de Donald Trump. ¿Dice en el libro que no reconoce a esta gente?

Kristin Kobes Du Mez: Vi a Donald Trump hacer su infame declaración de que podía pararse en medio de la Quinta Avenida de Nueva York y dispararle a alguien y no perder seguidores en el escenario de mi campus universitario, en mi capilla. Esto fue en enero de 2016, y fue una sensación de desconexión porque pensé que no sabía dónde estaba. Esta no es su gente, no van a estar de acuerdo con eso, y luego, al mismo tiempo, vi a los miembros de la audiencia aplaudiendo y animándolo. Esa sensación de desconexión, creo que es común para muchos cristianos, para muchos cristianos conservadores, que sienten una desalineación con lo que hizo Donald Trump y con sus propios valores cristianos.

Tom Williams: El desarrollo del evangelicalismo precede a Donald Trump, cuéntenos un poco la historia.

Kristin Kobes Du Mez: Esto no comenzó con Donald Trump, y es por eso que es un control tan poderoso, ya sea que Donald Trump esté en el cargo o no. Lo que era importante para mí es señalar que las cosas no siempre han sido como son ahora. En términos de la masculinidad cristiana, hubo un tiempo en el siglo 19 cuando ser un hombre cristiano era tener una especie de autocontrol, un autocontrol caballeroso que se consideraba virtuoso. Hubo un tiempo en que muchos protestantes conservadores no eran nacionalistas cristianos. Pensaron que era un sacrilegio, por lo que el tipo de alianzas que reconocemos hoy con las que estamos familiarizados realmente se remonta a la era de la Guerra Fría. Los años anteriores tuvimos el surgimiento de la Asociación Nacional de Evangélicos en 1942. El ascenso de Billy Graham es una especie de avatar de los movimientos anglicanos.

Tom Williams: En el libro usted dice que esta palabra. “evangelicalismo”, terminó y se centró en esta idea muscular militante de la masculinidad. No tenía por qué haber ido de esa manera. No tenía que ir por ese camino, pero ciertamente lo hizo y está ligado a la cultura popular, ¿cuál es el factor clave? ¿Por qué cree que fue así?

Kristin Kobes du Mez: A lo que parece reducirse es al poder. A la gente le gusta el poder. Los cristianos no son diferentes de los demás en ese aspecto, y tal vez incluso peor, porque pueden justificarlo en términos de justicia, que pueden hacer tanto bien con eso, y realmente parece depender de quién es bueno para consolidar el poder.

Para escuchar la entrevista completa en inglés, visite upr.org/show/access-utah.

Manuel Giron produces news content at UPR. As a bilingual reporter, he writes stories in English and Spanish, and is involved in all steps of the reporting process from thinking of story ideas to writing the stories and preparing them for air. He is a Senior at Utah State University majoring in Political Science and minoring in Portuguese. He loves to write, read, listen to music, and swim. He is incredibly excited about working for UPR and learning about journalism in the process.